Con Ana consigues pasar del “ni de coña, me muero de la vergüenza” a hacerlo, con verguenza, pero hacerlo con más seguridad porque sabes que estás haciendo algo diferente y memorable. Varias clientas me han recordado por la presentación que hice con ella.

Laura Yago (TMG)